LOQUILLO presenta “La Nave de los Locos”

por

El 23 de octubre se editará “La nave de los locos”, y sí, es el tercer disco que edita el prolífico artista en 13 meses.

Y poco antes había registrado una obra maestra, “Balmoral”, un disco que le elevó a parajes de máxima elegancia rockera, y le llevó a colaborar con uno de sus ídolos: la gran estrella del rock francés Johnny Hallyday.

También celebró su 30 aniversario discográfico con el enorme y lujoso box-set “Rock and roll star”, donde reunión en varios discos y dvds una carrera llena de rock, éxito, poesía, colaboraciones, videoclips…

Pero volviendo a su último año, la interpretación de la poesía de Luis Alberto de Cuenca en “Su nombre era el de todas las mujeres” dio paso a una gira por teatros que se inmortalizó en el disco en vivo “Loquillo en Madrid”, y tras lo cual comenzaba esta aventura… volver a grabar canciones de Sabino Méndez.

Si bien Sabino fue parte activa y principal compositor en los primeros Trogloditas, con himnos como “Cadillac solitario”, “El ritmo del garaje”, “El rompeolas” o “La mataré”, finalizando los ’80 dejó el grupo y mantuvo una publicitada enemistad con Loquillo, plasmada expresamente en su libro “Corre, rocker”, donde demostró ser tan buen escritor de libros como de canciones.

Pero Loquillo, muchos años después, en 2006, le invitó a su gran concierto “Hermanos de sangre” en Bilbao, grabó un par de temas compuestos por él en “Balmoral”, y le acompañó en la despedida de los Trogloditas en sus conciertos abriendo el show de los Rolling Stones en su gira española de 2007.

Tras eso, y cuando todo el mundo esperaba otro disco lleno de elegancia y detalles como “Balmoral” Loquillo nos sorprende grabando un disco compuesto íntegramente por Sabino, con Jaime Stinus a la producción, y el resultado es un disco de rock mayúsculo, una bofetada que no sabes muy bien por donde viene. Grabado en un céntrico estudio madrileño, el disco destila un poso urbano, callejero, donde las guitarras eléctricas dominan como pocas veces habíamos escuchado, el Loco cantando desde su particular pedestal, y su banda demostrando que aún puede sonar el rock en castellano.

Como dice el propio Loquillo: ““La nave de los locos” es un disco de rock and roll para tiempos duros. No son tiempo de refugiarse en teatros con acústicas, vivimos tiempos de guitarras afiladas, de revueltas en las calles, de actitudes incendiarias. El rock and roll no puede quedarse al margen de la realidad, son tiempos de demostrar que la cultura rock no es un entretenimiento sino un patrimonio de todos, un arma cargada de  ira contra la mentira, un grito de esperanza ante el desánimo”

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*