Crítica – OBÚS “De Madrid al Infierno”

por

Género: Heavy Rock

Sello: Warner

PUNTUACIÓN: 8

Para celebrar el 30 Aniversario de la banda más pinturera y longeva del heavy-metal castizo, nada como un buen doble disco en directo a la antigua usanza. Pero como los tiempos cambian, en este caso, presentan 2CD + DVD en formato de lujo, un lujurioso digipack con diseño estelar, digno de las mejores efemérides.

Si en tiempos de la movida, el sabio regidor Tierno Galván entonaba aquello “De Madrid al cielo”, Fortu Sánchez y Paco Laguna, a la sazón, supervivientes de toda la vorágine ochentera le dan la vuelta al viejo aforismo y celebran su 30 Aniversario, camino del infierno en que se ha convertido la escena musical de un país arruinado, económica y moralmente (basta contemplar como la corrupción campa a sus anchas en este tierra de charanga y pandereta). De alguna manera, todo tiene su correlación. Los tiempos felices y la inocencia perdida se desvanecieron hace bastante. A la hora de analizar el (CD+DVD) que nos ocupa, la primera consideración a tener en cuenta es el bajón del género, el heavy-metal, el rock’n’roll o simplemente el ROCK, como ustedes quieran llamarlo. Obús registraban su primer directo en el Pabellón del Real Madrid (8.000 personas de aforo) allá por 1987; para esta segunda entrega en La Riviera, la capacidad se ha reducido por tres: 2.500 asistentes, lo cual es muchísimo, según están las cosas. El día de autos, sábado 5 de noviembre de 2011, el cuarteto lució palmito ante una audiencia inasequible al desaliento, fiel como pocas. Encuentro entrañable cuya crónica ya dimos en estas páginas: http://www.hereunidoalabanda.com/2011/11/16/cronica-obus-en-la-riviera-madrid-5-noviembre/

Ahora se edita en lujuso formato, el aquelarre de aquella noche y si bien la producción audiovisual del DVD es simplemente aceptable, las canciones son un verdadero trallazo. OBÚS dan nuevamente en el clavo como cronistas macarras y tatuados de la sufrida periferia, castigadores de la gran ciudad, que a base de guitarras afiladas y letras punzantes, ponen el dedo en la llaga de los vicios patrios. Curiosa la transformación física sufrida por nuestros protagonistas, que a excepción de FORTU (quien sigue luciendo palmito en plan rock-star), el resto se ha apuntado a la moda del coco bien afeitado, vamos ni un pelo de tontos ante el paso del tiempo y el inevitable deterioro capilar que el paso de los años dejó sobre sus plateadas sienes. Acompañados por compañeros de profesión y fatigas como Oscar Sancho, Brigi Duke, Silver o Yosi de Los Suaves, bien arropados por otros vividores (con más éxito en su cuenta corriente como Julián Hernández, Carlos Tarque o Fito Cabrales), se marcaron una noche inolvidable.

Pese a la gran fiesta vivida, en el repertorio echamos a faltar latigazos de la talla de “Cualquier noche sale el sol”, “Cautivos”, “Pagó por ello”, “El crack” o “Siento ganas” de aquel tremendo elepé “Desde el fondo del abismo” con el que volvieron por sus fueros en el año 2000, o la inevitable “Crisis”, una composición rompedora de 1986, que viene como anillo al dedo a la situación actual. Puesto que en cada CD caben 80 minutos, nos han hurtado la prórroga, veinte minutos más de buena música y lacerantes tonadas. Fortu Sánchez, Paco Laguna, Fernando Montesinos y Carlos Mirat nos legan este documento para la posteridad, una especie de testamento adelantado de unos cadáveres muy bien parecidos que se resisten a dar su brazo a torcer. “La banca siempre gana…”. Mejor no callar y gritar bien fuerte ante tanta podredumbre. Cualquier año de estos volverán a resucitar con otro disco impactante y podremos espetar a tanto burócrata del pensamiento único: “Los muertos que vos enterrasteis gozan de buena salud”. “De Madrid al Infierno” con el ROCK por bandera. ¿Alguien da más?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*