IVÁN FERREIRO: “Sólo me arrepiento de cuando escribía demasiadas canciones con la polla dura”

por

Llamamos al simpático y genial escritor de canciones gallego para hacerle unas preguntitas sobre su gira “Confesiones de un artista de mierda”, nos coge el teléfono en la carretera, y en cosa de 30 segundos ya reina una camaradería que nos hace preguntarnos si se acordará de otras entrevistas que le hemos hecho. Ná… Iván es siempre así. Mañana, por cierto, estará en La Riviera (entradas AQUÍ).

Hola Iván, ¿cómo va en el bule de gira?

Muy bien, animados de cojones tío, esa es la verdad. Nos estamos encontrando muy buen rollo en todas las ciudades y estamos de subidón.

¿Se pasó el trancazo del que hablabas en Twitter últimamente?

Es la segunda vez que me pongo malo en 20 años. He cogido un gripazo que me ha dejado diez días hecho polvo, y he tenido que suspender tres conciertos. Uno de Radio 3, que no sé si cuenta, jeje, otro en Ciudad Real y otro en Miranda de Ebro. Me dio todo el “agobiazo” tener que cancelar, me pone de los nervios pensar en la gente que tenía su entrada o que había comprado billete de tren para ir a verme. Por suerte hemos podido reubicar los tres bolos.

He visto que eres muy activo en las redes sociales durante tus viajes.

Sí, es que con eso de tener el móvil, la cámara, el Facebook, el Twitter y su puta madre en el mismo aparatito, no da nada de pereza ponerse a contar tonterías y mandar fotitos a los colegas. Eso sí, he tenido que hacer algunos recortes de privacidad con las fotos, me  he dado cuenta de que no estaba protegiendo bien a mis colegas.

¿Qué estás oyendo últimamente en la carretera?

Mucho Maga, y bastante Zahara. Me gusta mucho la chica esta, me conquistó su naturalidad. También muchas recopilaciones de jazz classics en el iTunes.

¿Dirías que las giras son un pequeño universo paralelo?

Totalmente. Son como una película de David Lynch, pasan cosas rarísimas y todo el mundo pone cara de que son normales, ¡ja, ja!. Te abstraes de un montón de cosas, incluso te olvidas de la crisis porque ves poco la tele, las caras largas, y sólo te encuentras gente guay, sonriente, que tiene ilusión y ganas de hacer cosas. Eso es una suerte acojonante para los músicos. Te das cuenta de que ser pesimista es algo absurdo para un músico.

¿Entonces ese carácter optimista se hace, no se nace con él?

Un poco de cada, porque en gran medida, es la ingenuidad la que mueve este trabajo. Preferimos no complicarnos la vida, o por lo menos relativizar a nuestro favor. Yo soy músico para ser totalmente subjetivo.

“Que alguien ponga un poco de sentido común en la SGAE por favor”

Pero también es hora de plantarse con seriedad, parece…

Sí, sí, una cosa no quita la otra. En este cambio del mercado discográfico los músicos tenemos que movernos. Exigir que se haga una “limpia” a fondo de la SGAE, por ejemplo. Que alguien ponga un poco de sentido común ahí, por favor.

¿Te arrepientes de algo en estos 20 años de carrera?

Bueno, quizá de algunas cosas de mi primera etapa. Cuando iba todo el día con la polla dura escribiendo canciones sobre follar sin parar, ¡ja, ja, ja! Cuando ahora las escucho me da la risa, jodido adolescente salido… ¡ja, ja, ja!

Mañana estarás en La Riviera, ¿una sala agridulce? Lo digo porque el sonido no suele acompañar, pero has tenido noches gloriosas allí.

Desde la rehabilitación de la sala la acústica se ha mejorado mucho, es mucho más cálida. Y sí, en La Riviera hemos vivido noches increíbles, maravillosas, de salir extasiado. Los madrileños siempre han sido un gran compañero de viaje.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*