Crítica – JANE’S ADDICTION “The Great Escape Artist”

por

Género: Rock
Sello: Capitol Records
PUNTUACIÓN: 6,5
La cosa no ha quedado en un competo fracaso, al menos. Es lo primero que uno piensa cuando termina la escucha de este disco de regreso de los otrora infecciosos Jane’s Addiction, en el que los californianos han desaprovechado cierta inspiración al patinar con la experimentación de elementos emo-rreicos bien producidos, pero que no les pertenecen en absoluto.
“The Great Escape Artist” tiene dos primeros temas bastante dignos, duros e intensos, con distorsiones que crean un caldo de cultivo apto para los fraseos de Perry Farrell, también convincente en la apertura del CD. Son dos cortes de medio tiempo y no es lo que esperábamos como presentación de un regreso tan ansiado, pero los solos de Dave Navarro nos recuerdan que la Juana no ha perdido toda su grandeza. El segundo de hecho (“End to the lies”), resulta bastante punzante y pegadizo. No vamos mal.
Entonces llega la dolorosa “actualización” de ideas, y entran tres canciones intrascendentes seguidas: “Curiosity kills”, con un buen bajo pero con un estribillo de segunda categoría que acaba aburriendo horrores; “Irresistible Force”, de lo peor del disco e incomprensiblemente el primer single del mismo, con un estribillo arena-rock para olvidar y un cambio que será todo un bajón en directo –aquí vuelve a maquillar el gran Navarro-;  y una “I’ll hit you back” cuya estructura melódica es una mancha en el historial de la banda.
Queda poco para levantar el vuelo, pues el disco tiene 10 cortes. “Twisted tales” es otro medio tiempo, menos pretencioso pero igualmente fallido por ese intento de imprimir un dramatismo del siglo XXI que no va con ellos. No infectan, no te atraviesan.
“Ultimate Reason” sí tiene cierto encanto con ese rollo grunge salteado de fragmentos percusivos realmente potentes, pero “Splash a little water on it” resulta un coñazo y ya te hace comprender que no le darás muchas vueltas a este plástico.
Y si no entendemos por qué “Irresistible Force” fue el primer single, menos aún que hayan dejado “Words right out of my mouth” para el final. No es el temón del siglo pero, esto sí son los Jane’s Addiction afilados y agitados, unos Jane´s noventeros que celebraría oír alguien que mantenía la esperanza de un regreso más sexy.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*