Crítica – ALEJO STIVEL “Decíamos ayer”

por

Género: Rock

Sello: Salad / Sony

PUNTUACIÓN: 7

Alejo debuta en solitario con un plástico con sabor a “Cuéntame”, recordando viejas hazañas, mientras retorna de su plácido exilio como productor de moda. “Decíamos ayer” es una frase histórica, atribuida a Fray Luis de León, que tras ser procesado por la Santa Inquisición por traducir “El cantar de los cantares” regresó a su cátedra salmantina, glosando lo dicho el día anterior. Hoy la Inquisición la forman los grandes emporios de la comunicación que impiden el fluir de la buena música, pero esa es otra historia…

A falta de pan, buenas son tortas. Eso debió pensar el ex fundador de Tequila, que tras probar el veneno de los escenarios tras muchos lustros sin hacerlo, vio la imposibilidad de continuar con la gira debido al proyecto de “Solo Rot” de su compañero de fatigas. Pero a grandes males, grandes remedios y que mejor motivo para reunir de nuevo a la banda (de acompañantes de lujo: Josu García, Julian Kanevsky, Mac Hernández, Pete Thomas) que un disco en solitario, revisitando los viejos clásicos de Tequila y otros hits de la Transición y la incipiente Movida, temas incombustibles como “Enamorado de la moda juvenil” (Radio Futura) , “Sobre un vidrio mojado”(Los Secretos) o “¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este?” (Burning) que vienen a sumarse a otras canciones emblemáticas de una época irrepetible. “Ojalá” de Silvio Rodríguez, “Hoy puede ser un gran día” de Serrat o “Que demasiao” (Pulgarcito / Joaquín Sabina) ponen el contrapunto hermoso y de autor a un disco oportunista como pocos que se cierra con la versión castellanizada del “Should I Stay or Should I Go” (“O me quedo o me voy”) de los inefables punkies seminales The Clash. Trampolín perfecto para ser la sintonía de apertura en la última campaña electoral del Partido Socialista, pero pintan bastos.  El largo y crudo invierno de la crisis, se nos va a hacer más largo de lo previsto.

Posdata: No se obró el milagro. Que sea un gran día depende, en parte, de nosotros. Seamos positivos. “Ojala” algún día tengamos el trabajo garantizado, buenas condiciones laborales y que la vivienda sea algo accesible y barato para tod@s, “Ojala” regrese la buena música y los unicornios poéticos calen hasta los huesos, “Ojala” algún día seamos un país culto, “Ojalá” pronto nos sumerjamos en la “Isla del Amor”, en el placer de los Asfalto y el caballero de la triste figura regrese a lomos de un Rocinante alado. Pero va a ser que no, (por ahora desde luego que no) añade este humilde cronista. No está el horno para bollos. Confiemos en que pronto venga la primavera.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*