EMI demanda a Grooveshark por evitar el pago de ‘royalties’

por

El servicio de música online Grooveshark ha sido demandado por una de las tres grandes discográficas (por poco tiempo) del mundo, EMI. El sello ha acusado al popular servicio de música en ‘streaming’ de no pagar ningún ‘royalty’ desde que firmó un acuerdo sobre licencias de música hace casi tres años. EMI, propietaria de catálogos jugosísimos como los de The Beatles y Coldplay, presentó una demanda en contra de los propietarios de Grooveshark, Escape Media Group, el pasado miércoles ante la Corte Estatal de Nueva York, sumándose a la presión contra el servicio de streaming iniciada hace un mes, cuando las otras tres grandes discográficas -Universal, Sony y Warner- presentaron otra denuncia por vulneración de derechos de autor, al ‘piratear’ miles de canciones.

Un portavoz de Grooveshark, Kristin Harris, ha asegurado en un correo electrónico que se trata de “una disputa contractual” que esperan resolver desde la compañía. En la demanda, EMI asegura que Grooveshark ha reconocido la deuda de los ‘royalties’ pero que “a día de hoy no ha pagado ninguno de ellos ni ha proporcionado ningún comunicado sobre su pago”. La discográfica asegura que Grooveshark ha “continuado explotando” sus obras haciendo caso omiso de las repetidas demandas de pago. En la demanda se estima que Grooveshark debe al menos 150.000 dólares (cerca de 118.000 euros), pero el sello discográfico afirma que la suma real de los ‘royalties’ “supera con creces” esa estimación.

El servicio de música en ‘streaming’ Grooveshark cuenta con 30 millones de usuarios activos mensuales, dispone de más de 15 millones de canciones y 14.000 millones de reproducciones al año. La demanda de EMI no es la primera a la que se enfrenta el servicio de música. El pasado mes de noviembre, el sello discográfico Universal Music demandó al servicio de música por albergar en su servicio más de 100.000 canciones que incumplen la ley de propiedad intelectual. La discográfica afirmó que eran los propios trabajadores de este servicio quienes subían a los servidores este material no autorizado y que los usuarios no eran los responsables. Por esta demanda, Grooveshark puede enfrentarse a una demanda de cientos de millones de dólares.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*