Crónica – BARÓN ROJO en el Palacio Vistalegre (22 octubre, Madrid)

por

La presente crónica del concierto que los míticos Barón Rojo ofrecieron en el Palacio de Vistalegre no desvelará el archiconocido halo de leyenda que envuelve a esta banda desde siempre. Pioneros y abanderados de muchas cosas, entre ellas de ser la formación más grande de todos los tiempos del heavy metal de nuestro país, los barones volvieron a sobrevolar (dicen que por última vez) el cielo de Madrid ante más de 6.000 almas (han leído bien, seis mil).

A las ocho y media de la noche pisaba el escenario de un abarrotado Palacio de Vistalegre la formación original de Barón Rojo: José Luis Campuzano “Sherpa”, al bajo y a la voz, los hermanos De Castro, Armando y Carlos, a las guitarras y voces, y Hermes Calabria, a la batería.

Como dato de la magnitud de lo allí vivido decir que a esa hora todavía había gente accediendo al recinto. A la cita acudieron canciones tan emblemáticas como “Son Como Hormigas”, “Tierra De Vándalos”, “Chica De La Ciudad”, “Travesía Urbana”, cantada por “Sherpa”, “Con Botas Sucias”, la emotiva “Concierto Para Ellos”, – “en cada concierto de rock ‘n’ roll, las campanas doblan por Bon Scott, por Janis, Lennon, Allman, Hendrix, Bolan, Bonham, Brian y Moon” -, canción arropada por la voz de los presentes y reforzada por una pantalla que proyectaba las imágenes de aquellos que dieron su vida por la música, la instrumental “El Barón Vuela Sobre Inglaterra”, la declaración de principios de “El Pobre”, – “gracias pobres, y cada vez más” -, “Efluvios” –refrescante experimento psicodélico en el primer tramo del recital- “Se Escapa El Tiempo”, o el gran homenaje a la guitarra de “Cuerdas De Acero”.

El concierto reunió a gente de varias generaciones, todos unidos por los fuertes lazos del rock, que cantaron las canciones como si hubieran sido escritas para ellos; gente de todas las edades que no cesaron ni un momento de elevar con su presencia pero sobre todo con su aliento la grandeza del grupo: “barón, barón, barón”. Para entonces la interpretación

de “Hijos De Caín”, ya había destapado la caja de los sentimientos y la luz de miles de móviles “violó” la intimidad del recinto. Con la interpretación de “Barón Rojo”, himno que bautiza al grupo, “Larga Vida Al Rock N´Roll”, “Breakthoveen”, “Tierra De Nadie”, “Satánico Plan”, la menos

conocida “Señor Inspector”, “Caso Perdido” y “Los Rockeros Van Al Infierno”, dieron por finalizada una inmaculada primera parte de actuación.

“Mil Años Luz”, “Anda Suelto Satanás”, que también cantara Luis Eduardo Aute, y la siempre actual y llena deadrenalina “Resistiré”, completaron el primer “paquete” de bises de los dos con los que nos obsequiaron. No pasó un minuto cuando los cuatro barones regresaban al escenario para interpretar “Las Flores Del Mal”, la emotiva “Siempre Estás Allí“, que sirvió para que la gente, al tiempo que cantaba el tema, se fundiera en miles de abrazos eternos y sinceros, la omnipresente “Casi Me Mato” y la instrumental “Czardas”, baile tradicional húngaro con el que, después de tres horas sin tregua ni descanso, dieron por finalizada una memorable actuación.

En resumen, los cuatro barones nos extasiaron con un repertorio que recorrió los momentos más álgidos y representativos de sus 30 años de existencia y que sirvieron para demostrar (rencillas aparte), el buen estado de salud que sigue teniendo el grupo. Ojala que esta gira haya servido para limar asperezas entre los cuatro músicos para que generaciones futuras sigan disfrutando con su música y sean tan felices como lo hemos sido nosotros. Larga vida al Barón. FOTOS: NACHO SERRANO

http://amadostorni.blogspot.com/

9 Comments

  1. Dudo muchísimo que la persona que ha escrito la crónica estuviera en el Concierto porque no hace ni una sola alusión en ella al LAMENTABLE SONIDO (por no calificarlo de una manera más agresiva), indigno de una banda con la historia de BARON ROJO !!!. Lo siento pero así no se hacen las cosas. Lo que estuvo mal, que digo mal, muy mal del concierto hay que decirlo también, no creéies?

    • Es cierto que se podría haber hablado del mal sonido del concierto, sonido que fue mejorando con el tiempo.También se podría haber hablado de las rencillas que hay entre los cuatro músicos, pero eso no le hace bien al heavy rock y a la música en general. De miles de cosas que, compartiendo opiniones con muchos de los asistentes, era lo de menos. Porque esa noche lo importante fue la música y que los barones estaban allí.

      P.D.: El autor de la crónica estuvo allí (estuvo conmigo disfrutando del concierto en vez de preocuparse de detalles que para la mayoría resultaron nimios). Después hablando con Sherpa él mismo reconoció que el sonido fue malo. ¡¡¡¡Y QUÉ!!!!

  2. Yo alucino.. cómo que… Y QUE!!!! Lo mínimo cuando te cobran 30 euros por una entrada es que el sonido sea medianamente decente. Pero no ya el sonido, es que entre tema y tema no se distinguía la voz de Sherpa, Armando, presentando los temas!! Sí sí, habeis leído bien, NO SE ENTENDÍA LO QUE DECÍA. Y lo digo siendo seguramente de los más grandes fans de Baron de toda la puta vida, y habiendolos visto en directo con su formación original en los 80s, por supuesto.

    No digo que Barón fueran los culpables al 100%, seguro que es el palacio de Vistalegre que no tiene acústica para eventos musicales, y posiblemente desde la pista se escuchó algo mejor, pero no me vale. Desde cualquier punto de la grada el sonido era pésimo. Y tendría que estar hablando de si tocaron ésta o la otra canción… no de si el sonido era pésimo.

    Dicho ésto, un 10 por la gente que se congregó allí, somos los mejores, apoyando siempre y respondiendo a la llamada de la mejor banda de heavy rock de la historia de nuestro país.

  3. de vergüenza lo de BARON ROJO en las gradas no se escuchaba una mierda, joder q pagamos 30 pavos, por lo menos buen sonido.
    Además intentamos entrar en la parte de abajo y no había manera, de todas maneras no creo q los chabalines de baron ni siquiera se van a molestar en leer esto. Se han llenado los bolsillos y ya está poco les importará, en fin como para comprar el puto DVD.

  4. La verdad es que al principio el sonido fue muy malo. Luego mejoró en algo pero poco. Decir que Vistalegre no es un recinto acondicionado para los conciertos de música. Ni los Deep Purple sonaron bien cuando tocaron allí. No sé cómo se apreciaría el sonido en las gradas pero abajo, entre el calor de la gente y la cercanía al escenario, las carencias se notaron un poco menos. Lo siento por los miles de fans que se gastaron 30 pavos en un concierto cuyas 3 horas les supieron a poco. Aún así, larga vida al Barón.

  5. Es vergonzoso que un concierto de Baron Rojo pueda sonar asi de mal. Otra cosa que no me parece excesivamente bien es el hecho de habiendo aun una cola que rodeaba el pabellon, empezaran antes de tiempo. Si, alguien me dra que eso esta alquilado por horas, vale, pero la organizacion ya podria haber habilitado mas entradas para agilizar el acceso al recinto.
    Fui desde Cartagena esperando ver el mejor concierto de los Barones, y me encontre con una cola de mil demonios, y un sonido asqueroso. Costaba trabajo distinguir las canciones.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.