Cartagena Jazz Festival: Un cartel para quitarse el sombrero

por

Para quitarse el sombrero… y para algunos, incluso para ponerse babero. Wanda Jackson, Herman Dune, Sly Johnson, Luisa Sobral, Bettye Lavette, Cowboy Junkies, Anoushka Shankar, Ryuichi Sakamoto, Dee Dee Bridgewater, Lizz Wright, McCoy Tyner, Madeleine Peyroux, Pat Metheney, Vetiver y Fleet Foxes son los jugosísimos atractivos de este año. Cartagena estrena además esta temporada un nuevo espacio cultural: el Auditorio y Palacio de Congresos El Batel. El edificio diseñado por el arquitecto madrileño José Selgas, abrirá al público en el mes de octubre, y acogerá en el mes de noviembre gran parte de las sesiones de la 31ª edición del Cartagena Jazz Festival. Toda la información y venta de entradas en www.jazzcartagena.com y www.entradas.com.

La que fuera compañera de fatigas de Elvis Presley, Little Richard o Carl Perkins e influencia imprescindible para Elvis Costello o Bruce Springteen, la gran Wanda Jackson (Estados Unidos, 1937) viene al Cartagena Jazz Festival, 5 de noviembre, a presentar The party ain´t over, producido por Jack White. A la reina del rockabilly le han vuelto a poner las pilas, y será la encargada de inaugurar el sábado 5 de noviembre la 31ª edición del festival. Ese mismo día se subirán también a las tablas del Nuevo Teatro Circo Herman Dune. Poesía, melodías y groove son sus armas. El dúo con raíces en Suecia, Francia, y Nueva York ofrecen pop atemporal con apariencia naïf escondiendo una gran dosis de letras reflexivas y artesanales. Vienen a presentar su nuevo trabajo Strange Moosic.

¡Este chico suena como los muchachos de Memphis!», exclamó Dee Dee Bridgewater, que también estará en este festival, antes de ofrecerse a producir el primer álbum en solitario de Sly Jonson (Francia, 1974). No le falta razón a la gran diva del jazz. Sly Johnson, crecido musicalmente en París, posee la autenticidad de la mejor música soul y demuestra con 74, su disco en solitario, que no todo en la actualidad ha de ser soul orgánico, concebido con muy pocos instrumentos naturales. Estará en Cartagena el viernes 11 de noviembre en el Nuevo Teatro Circo. Antes actuará Luisa Sobral, la gran sorpresa artística lusa, y apuesta de este festival, que tiene 23 años y su álbum de debut se titula The cherry on my cake. El disco incluye temas cantados en portugués e inglés y es, además, en sus propias palabras, un sueño inspirado en Paris y el cine francés. Será su primera actuación en España.

Las actuaciones en el teatro cartagenero acabarán el sábado 12 de noviembre con las actuaciones de Bettye Lavette y Cowboy Junkies. Betty Lavette (Estados Unidos, 1946) es una de las grandes voces contemporáneas de la música negra. Su soul es intuitivo y físico. Tal vez, se podría decirse que, tras más de 30 años de carrera, ahora vive su momento cuando es reconocida y admirada por público y compañeros de profesión. Viene a Cartagena a presentar su último trabajo Interpretations: The British Rock Songbook, con canciones de los Beatles, Rolling Stones, Led Zeppelin y Pink Floyd. Cowboy Junkies por su parte traerán Demonds, un homenaje al fallecido Vic Chesnutt. Más de dos décadas han transcurrido desde The Trinity Sessions, el maravilloso segundo disco de la banda canadiense, grabado en una iglesia, durante una sola noche y con un solo micro pero los americanos siguen destilando exquisita sensibilidad y un gusto por las canciones lentas y tranquilas, una base de folk revestida por ecos de la Velvet Underground, y altas dosis de poesía en las letras.

Anoushka Shankar (Londres, 1981) pasó por Cartagena en 2006 casi siendo una desconocida, basándose en la etiqueta, necesaria, por aquel entonces de ser hija de Ravi Shankar. Viene casi seis años después, consolidada como la gran artista reconocida que es, con su nuevo trabajo Traveller que será editado en octubre por Deutsche GramophonTraveller recoge el serio trabajo de Shankar hurgando en las raíces del flamenco en el continente indio. Acompañará a Shankar una de las voces más reveladoras del flamenco actual, Sandra Carrasco, que además hará una muestra en solitario de su cante.  Actuará el 13 de noviembre.

Ryuichi Sakamoto (Japón, 1952) es sin duda uno de los compositores y músicos más premiados y laureados de la escena musical actual, y su carrera se ha caracterizado siempre por romper las barreras entre la música y la tecnología. Sakamoto ha compuesto bandas sonoras para 18 películas incluyendo grandes producciones y cine independiente. En 1996 Sakamoto lanzó un disco con el nombre “1996” con arreglos para piano, cello y violín. La grabación la realizó con su eterno colaborador Jacques Morelenbaum al cello y un violinista. Ahora en 2011, Ryuichi Sakamoto ha recuperado el trío para realizar una gira por Europa, con la que viene a Cartagena acompañado por Morelenbaum y Judy Kang. Miércoles, 16 de noviembre.

En el curso de una carrera polifacética que ha abarcado cuatro décadas, Dee Dee Bridgewater (Estados Unidos, 1950) ha ascendido al escalón más alto de las cantantes de jazz actuales, dando su toque único y personal a standards, además de dar intrépidos saltos de fe a la hora de remozar clásicos del jazz. Para su última grabación, Eleanora Fagan (1917-1959): To Billie With Love From Dee Dee, Bridgewater rinde sus honores a una figura icónica del jazz, Billie Holliday. Lo presentará el viernes 18 de noviembre, día en el que también actuará una de las nuevas damas de la música americana, Lizz Wright (Estados Unidos, 1980).  Después de tres trabajos con los que ha cautivado a crítica y público con jazz, soul y R’n’B con el gospel en el punto de mira, Lizz Wright rinde homenaje a sus raíces más religiosas.

No es una exageración decir que McCoy Tyner (Estados Unidos, 1938) ha dado forma al jazz moderno. Su blues basado en el piano, lleno de sofisticados acordes y una explosiva mano izquierda, ha trascendido los estilos convencionales para llegar a ser uno de los sonidos más identificados en la música improvisada. Viene al Cartagena Jazz Festival acompañado del vocalista Jose James y el saxofonista Chris Potter para homenajear esas veneradas canciones donde Johnny Hartaman  puso la voz a las creaciones de John Coltrane. Será el sábado 18 de noviembre, cuando también actuará Madeleine Peyroux (Estados Unidos, 1973). Comparada a menudo con la gran Billie Holiday por la similitud de su timbre y su fraseo tímido, es uno de los mayores talentos vocales de la actualidad. Standing on the Rooftop, el disco que viene a presentar al Cartagena Jazz Festival, es su segunda entrega como compositora donde brillan las versiones soberbias que la Peyroux hace de Martha My Dear de The Beatles, Love in Vain de Robert Johnson y I Threw It All Away de Bob Dylan.

Si hay un guitarrista que encarne los valores de eclecticismo, versatilidad, fusión, osadía y brillantez del jazz contemporáneo, ese guitarrista es Pat Metheny (Estados Unidos, 1954). Galardonado con 18 premios Grammy. Al Cartagena Jazz Festival, este titán del jazz contemporáneo llega el Al Cartagena Jazz Festival, este titán del jazz contemporáneo llega el 20 de noviembre, en una de sus formaciones más íntimas y predilectas, a trío, junto al bajista Larry Grenadier (San Francisco, 1966) y el baterista Bill Stewart. (Iowa, 1966), dos músicos imprescindibles de la escena jazzística americana de las últimas décadas. Una formación de lujo para un concierto memorable. Pero hay que estar atentos, porque una orquesta de instrumentos autómatas movidos por unos aparatos electromagnéticos arroparán la desnudez del trío.  La leyenda viva de Pat Metheny en estado onírico.

El festival concluirá una semana después, el sábado 26 de noviembre, con la actuación de Fleet Foxes. Hace tres años, su primer disco se convirtió en algo más que un éxito de ventas: fue un fenómeno. La relevancia mediática de aquel álbum de mismo nombre que la banda fue tremenda. A ambos lados del Atlántico, revistas especializadas como Mojo, Uncut, Pitchfork o Rolling Stone los alternaban entre el primer y segundo puesto de lo mejor del año o los nombraban la gran revelación de la temporada. Fleet Foxes tienen el peso ahora de demostrar que su trascendencia no es pasajera. Helplessness blues es su esperado segundo álbum y vienen a cerrar el Cartagena Jazz Festival, dentro de su gira europea. Lo acompañarán como teloneros la banda neo-folk Vetiver.

Las entradas de Fleet Foxes están fuera de los 250 abonos que el festival saca a la venta. Los abonos tendrán tres precios dependiendo de su situación en el Auditorio y Palacio de Congresos de El Batel: 80 Euros platea, 70 € en el anfiteatro primero, y 60 € en el anfiteatro segundo. Los abonos se podrán adquirir exclusivamente en la taquilla del Nuevo Teatro Circo de Cartagena o por teléfono en el 968 501615, mediante tarjeta de crédito. La venta por Internet a través de las web www.entradas.com y www.jazzcartagena.com y en el teléfono 902 488 488 comenzará el 10 de octubre. La venta presencial en la taquilla del Nuevo Teatro Circo será a partir del 17 de octubre. En El Batel, a partir del 1 de noviembre.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.