Entrevista con VETUSTA MORLA: “La lucha que conlleva autogestionarnos, en una discográfica se convertiría en la lucha por defender lo nuestro”

por

Mapas, muchos mapas es lo que han estado consultando los chicos de Vetusta Morla durante los dos años que siguieron a la publicación de “Un día en el mundo”, su aclamado debut, para guiarse en una interminable gira que ha recorrido toda España. Al tercer año descansaron… de girar. Porque se encerraron en el local para afrontar el reto del segundo disco, este “Mapas” con el que vuelven a empezar el ciclo. Uno de los lanzamientos más esperados del año para los amantes del pop-rock alternativo. Por cierto, ¿por qué dejaríamos de usar esa etiqueta, cuando es más acertada que indie?

¿Cómo os habéis quedado al terminar el disco?

(Pucho) Ha sido un parto. Todo ha ido muy lentamente, se iban demorando los procesos… Hubo un momento en el que parecía que ya estaba todo, pero luego no… y se va alargando, alargando… Las ansias por tenerlo en las manos se iban acentuando.

Con el primero no fue así, supongo.

(David García) Los tiempos fueron más o menos igual, pero el primer disco lo terminamos un mes de julio y salió en febrero, con lo cual nos dio mucho tiempo a desprendernos de las canciones.

(Guillermo Galván) Y estábamos creando nuestra propia discográfica, eso necesitaba tiempo. Con este disco todo ha ido más solapado. Salió un lunes, y el viernes ya estábamos presentándolo en el SOS.

Que por cierto, ¿cómo ha ido?

(P.) Bien, muy bien, estamos encantados. Además ha servido para eso que tanto queríamos, cambiar el chip de estar encerrados haciendo un disco.

(G. G) Además ese concierto fue un reto importante, ya que no era sólo incluir en el repertorio temas nuevos, sino incluir temas que nadie ha escuchado, o desde hace sólo unos días. La acogida fue muy buena, aunque se notó un poco que eran canciones nuevas, pero eso es normal. Con tan poco tiempo para escucharlas no puedes dar un veredicto de cómo ha reaccionado la gente.

El disco lleva colgado en vuestra web una semana, ¿tenéis controlado el número de visitas y escuchas?

(G.G) Pues sólo en el primer día tuvimos 50.000 visitas.

(P) No sabemos si todo serán escuchas, pero seguro que las ramificaciones de la red con los primeros pirateos han hecho que se esté oyendo mucho por internet.

(G.G) ¿Pirateo? Si se lo hemos puesto a huevo… (todos se descojonan).

Iba a estar a huevo sí o sí…

(P) Claro… no vamos a hacer de policías.

(G.G) Y joder, que si lo van a escuchar sin pagar, al menos que lo escuchen bien, en nuestra web está con mucha mejor calidad.

Esa normalidad con que lleváis este tema es estupenda, de verdad os lo digo. Por cierto, ¿qué tal los primeros comentarios/críticas que habéis oído del disco?

(D.G) Sí, ya hemos leído cositas… y hemos visto que había una expectación enorme, porque al día siguiente de colgarlo ya había críticas en diarios y webs. Yo me quedé como… “¡hostiá!” porque me parece bastante difícil hacer una crítica así de rápido, ya que considero que nuestra música necesita varias escuchas. Sobre todo este disco, no es de una escucha y sacar conclusiones enseguida, necesita tiempo.

“A las dos horas de colgar el disco ya había críticas en internet. No creemos que pueda hacerse una buena crítica en tan poco tiempo. Este disco es de varias escuchas”

Es lo que tiene este jodido mundo de internet, que la mejor web es la que primero publica la crítica, no la que mejor la hace.

(D. G) Estoy de acuerdo, y creo que llegamos a niveles absurdos. Si lo colgamos a las 10:30 de la mañana, a las 12 ya había un blog que publicaba una crítica (otra vez descojone general)…. Sí, sí, así de fuerte, el tío incluso decía: “bueno, lo he escuchado muy rápido pero es parecido al anterior, pero cambia esto y esto….” ¡Pero chiquillo, ten calma! Y con las redes sociales ya se te va de las manos. Lo que está claro es que en internet ha habido un movimiento espectacular. Nos ha llegado mucha información y es algo que valoramos muy positivamente, porque hemos notado la emoción de la gente, te hacen ver que es muy importante que hayamos sacado este disco. Pero también tiene un punto extraño, porque es tantísimo que… no sé.

Valorarlo en su justa medida se va de las manos.

(P) Claro, porque hasta en Twitter había críticas de una frase, algunas escritas con emoticonos o símbolos, y ahí ya ves que es una tontería intentar saber todo lo que se dice del disco.

La mayoría de gente dice que es menos inmediato, aunque hay quien piensa que lo es más…

(P) Yo creo que es un disco con mucha riqueza, con muchas capas, cosas que descubrir.

(G.G) Yo creo que es más pausado, más de paladear.

Eso creo yo, que no hay tanta diferencia, pero sí hay matices más densos.

(D.G) Sí, por la forma en que lo hemos grabado, en analógico, con sonido más gordo, con más grano. Lo grabamos todos juntos para aprovechar lo engrasada que estaba la banda después de una gira tan larga. El músculo estaba hecho.

(G.G) Lo de menos inmediato puede ser por el planteamiento de algunas canciones, o de algunas letras, pero en el fondo creo que seguimos centrados en hacer buenas canciones, y en ese sentido hemos quedado muy contentos con cómo ha quedado el disco.

¿En el estudio os sentisteis más crecidos en algún aspecto?

(D.G.) Lo afrontamos con la seguridad extra que da la experiencia, y nos propusimos grabar guitarra, bajo y batería juntos, nada de pista por pista y repetir si no te sale bien. Por eso hicimos muchísimo trabajo de ensayo, para llegar al estudio todos juntos y que saliera bien. Con esto hemos aprendido, dentro de ese reto,  a poder enfatizar bien, a crear buenas dinámicas y matices, y que queden bien reflejados.

Vosotros no sois de esos músicos que sufren de paranoia al componer ¿verdad? Me explico: algunos llegan a dejar de escuchar música durante semanas o meses, para evitar que se les cuelen influencias.

(G.G) Joder, pues nunca había pensado en eso. Premeditadamente no, yo creo que escuchamos música cuando apetece y punto, cuando te lo pide el cuerpo. La música la tenemos muy normalizada en nuestras vidas.

“La canción “Lo que te hace grande será el primer videoclip” casi seguro”

¿Os han sobrado muchas canciones?

(G.G) Tres veces las que hay en el disco, pero no las llamaría descartes, simplemente no entraron en la selección porque no daban tanta coherencia al disco. Tenemos que hace una sentada y ver qué hacemos con todo eso, porque hay buen material sensible de hacer cosas con él.

La canción “Lo que te hace grande” es una de las que más me ha gustado, sobre todo por la línea de bajo.

(P) ¡Hombre pues se lo diremos a Álvaro! (que está con Juanma y Jorge, atendiendo a otro medios) Se va a poner contento. Ese tema es de los potentes, nos gusta bastante, y será el primer videoclip casi seguro.

¿Cómo os sentís llevando a grandes escenarios lo que habéis trabajado tanto en el local de ensayo?

(D.G.) Las canciones están súper asumidas por el trabajo de la grabación del disco, pero adaptarlas a escenarios grandes lleva su trabajo, hay que rodarlas, porque las condiciones son diferentes.

(G.G) Además, con las reacciones de la gente nunca se sabe, igual se cae… (mira a sus compañeros, como dudando si contarlo o no) se cae… la P.A. (la mesa de sonido que está entre la gente, que controla los altavoces que enfocan al público) y te quedas loco porque la gente sigue como si nada, ja, ja.

(P) Eso pasó en Málaga, había tanta gente y hacía tanto calor que se sobrecalentó el sistema eléctrico y se apagó la P.A.

(D.G.) Nos quedamos sólos con el sonido del escenario, pero a la gente le dio igual. Yo ni me enteré y seguí dándole a la batería, ja, ja.

Con el tema del éxito, dais tanta sensación de normalidad que me parece imposible que os presionara a la hora de hacer este segundo disco.

(P) No lo hemos pensado nada. Es que estás tan metido en el proceso que es que no… no te da por ahí. Cortas con el exterior.

(D.G) Es la única manera de hacer las cosas, pienso yo.

(G.G) Bueno, una vez lo pensamos un poco, porque decidimos poner en nuestra web un mensaje que ponía: “GRABANDO”. Sólo eso. Al día siguiente había notas de Europa Press y de EFE dando la noticia. Ahí si dijimos: “hostia, a ver si la vamos a liar…”.

Cuanto más alejados de la industria y más autogestionados, ¿más fácil es mantener el sentido común con todas las decisiones?

(G.G) Pues no sé yo qué decirte. Si con sentido común te refieres a libertad, pues hay una gran diferencia porque en una gran discográfica hay mucha gente que lleva el trabajo por ti y no puedes controlar lo que hacen. Pero por el otro lado, llevas una carga tan grande de tareas extramusicales que llega a entrar en colisión con estar centrado en la música. La preparación de la salida del disco y del comienzo de la gira ha sido muy dura. Es un fregao, pero es lo que hemos decidido. De otra manera, pierdes el poder de decisión sobre casi todo.

Además, a día de hoy, esa es la única ventaja que trae fichar por un gran sello ¿no? evitar el trabajo extramusical… Porque por lo demás todo se puede conseguir a través de internet: promoción, ventas de discos y CD, contacto con el público, etc…

(G.G.) Claro, y ahí tenemos un equipo que nos ayuda, no vaya a pensar la gente que nuestra autogestión es que el grupo haga todo… Tenemos a una persona en nuestra oficina todos los días, diferentes personas para prensa, arte, fabricación, etc…

(P) Yo creo que toda la lucha que conlleva gestionar todo esto, en una discográfica se convertiría en una lucha por corregir errores, arreglar entuertos, defender lo tuyo y que no te pisen demasiado. Así estaríamos insatisfechos seguro.

(G.G) Pero no tenemos nada en contra de las discográficas, unas lo hacen mejor y otras peor, hemos aprendido a valorar el trabajo que hacen, sobre todo las pequeñas.

(D.G) Lo que pasa es que las pequeñas no tienen que enfrentarse a lanzamientos como éste, que es bastante potente dentro del mercado. Yo lo digo por la experiencia que tengo de otras bandas, hay mucho más trabajo detrás en un lanzamiento como el nuestro.

“Tenemos que hace una sentada y ver qué hacemos con las 20 canciones que nos han sobrado”

¿Os dieron mucho la brasa las discográficas después del éxito de vuestro debut?

(G.G) A mí nadie me sentó en una mesa a negociar…

(P) No, eso no ocurrió nunca, nunca hubo “esa llamada”. Sólo rumores. De repente, un día nos había fichado EMI y ni nos habíamos enterado.

(G.G) Hubo algún movimiento pero era todo palabrería, porque si nadie te sienta en una mesa, con un plan de trabajo y un equipo de gente detrás, no hay nada. Ya no es una cuestión económica, sino de adónde quiero llevar mi música y cómo quiero trabajarla.

Yo creo que sabían de qué palo ibais y ni lo intentaron.

(G.G) Yo también lo creo, pienso que de cara al exterior damos una imagen de círculo muy cerrado, que le tiene mucha tiña a la industria, y tampoco es así. Gracias a ella nos ha llegado casi toda la música que nos gusta.

(P) Es que ahora parece que se clasifica a la música por la cantidad de dinero que haya detrás. ¿Cómo va a ser el indie un estilo? Habría que empezar a valorar la música por lo que es, no por lo que haya detrás.

(D.G) Estoy de acuerdo.

Para terminar, ¿qué conciertos recordáis más especialmente? Pregunta difícil porque habéis estado en infinidad de sitios.

(D.G) El fin de gira en Madrid, que en vez de coger un recinto grande dimos 5 conciertos en diferentes salas, con un curro de producción bastante gordo.

(G.G) Palmando pasta…

Pero bueno, había que celebrarlo ¿no?

(G.G.) Por supuesto, si hasta hubo lagrimitas (los tres ríen), y no es coña. Joder, es normal, era el final de la gira que cambió nuestras vidas…

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*