Entrevista con BLACK LIPS: “Nuestro grupo español favorito es Wau y los Arrrghs!”

por

Quienes los conocen bien saben que se trata de uno de los grandes grupos de la primera década de este siglo. Su manera de encarar la recuperación del sonido crudo y genuino del garaje-psych-punk convence incluso a los más aguerridos defensores de lo añejo, y aunque su próximo disco ha desatado polémicas –es mucho más easy listening que los anteriores-, siguen siendo los mejores en lo suyo. Por cierto, alguno a lo mejor se ha precipitado, pues los dos singles de adelanto no son ni mucho menos representativos del resto del disco –que ya tenemos al completo en HRB, aunque se publicará el 6 de junio-. Sí, amigos de la caverna, en “Arabia Mountain” también hay mucho de los viejos Black Lips. Después de varias llamadas infructuosas, conseguimos tener una animada charla con su cantante y bajista Jared Swilley antes de que lleguen a España para presentarlo (6 de mayo Barcelona, 7 Santiago de Compostela, 8 Madrid). Será casualidad, pero lo primero que escuchamos al otro lado del teléfono es una sirena de bomberos a todo trapo, como en el “Fire Engine” de sus adorados 13th Floor Elevators..

Hola Jared, al fin consigo hablar contigo…

Hola amigo, perdona por los retrasos y todo eso, ha sido todo un follón.

No te preocupes, si podemos hacer la entrevista ahora está olvidado.

Por supuesto, pero justo ahora casi no te oigo, debe haber un incendio porque no paran de sonar sirenas por toda la calle.

Sí las oigo, ja, ja. Lo primero, Erwin Flores de Los Saicos os manda saludos. Estuve con él hace unos meses en Madrid y me contó acerca de vuestros proyectos conjuntos.

Oh, ¿le conoces? Es el jefe, es uno de nuestros héroes. ¿Cómo le va?

Pues están tratando de organizar un concierto de despedida en una plaza de toros en Lima.

¡Eso es genial!

¿Vais a hacer algo juntos al final?

Sí, estuvimos hablando de ello, pero lo hemos ido dejando. Espero que en el futuro podamos cumplir ese deseo, porque Los Saicos son uno de nuestros grupos favoritos de toda la historia de la música.

Hay una canción en vuestro nuevo disco llamada “Bicentennial Man”, que tiene algunas guitarras que me han recordado a ellos. Por cierto, con los singles de adelanto (“Modern Art” y “Come on and get it”) nos habéis engañado totalmente, parecía que el disco iba a ser muy popero, pero he podido comprobar que no es del todo así, hay un equilibrio entre lo viejo y lo nuevo. ¿Estáis satisfechos por este logro?

Estoy completamente satisfecho con este disco. De hecho, es la primera vez que terminamos un disco y estamos tan contentos con él. Con los demás siempre había algo que nos decepcionaba del resultado, pero con “Arabia Mountain” no ha sido así. Es nuestra mejor creación, sin duda alguna.

Pues vuestros otros discos me parecen fantásticos.

Sí, sí, tampoco quiero parecer alguien arrepentido de su pasado, para nada. Estoy muy contento con el resultado de nuestra trayectoria, a nivel global. Sólo hablaba de detalles que no nos convencieron una vez terminada la grabación, cosa que no nos ha pasado ahora.

“Empezamos hace once años, es mucho tiempo. Suficiente para aburrirse si sigues haciendo siempre lo mismo”

Este giro hacia un sonido más limpio, ¿ha sido fruto de una decisión o simplemente surgió así?

Simplemente ocurrió, nunca pensamos en cómo vamos a hacer las cosas, te lo puedo asegurar. Antes escribíamos las canciones, íbamos a grabar y esperábamos que quedara más o menos bien. Ahora hemos tenido más tiempo para pulirlo todo, para hacer un buen disco de verdad. Ante, en las las sesiones íbamos a toda leche.

¿Sería este un buen disco para conoceros, para entrar en el universo Black Lips?

Sí, creo que sí. Este es precisamente un buen disco para que se acerque a nosotros la gente que no nos conoce, porque es un disco más accesible… digamos… para la gente normal.

Sí, creo que vuestro número de fans va a crecer mucho ahora.

Eso es lo que queremos, lo que pretendíamos.

Pero, ¿no os sentís un poco melancólicos o nostálgicos por este cambio? Parece que los viejos tiempos empiezan a quedar atrás…

Sí, quedan atrás, empezamos hace once años, es mucho tiempo. Suficiente para aburrirse si sigues haciendo siempre lo mismo. Nosotros hemos procurado no repetir el mismo disco, para refrescarnos constantemente. Este disco sólo sigue esa tendencia, así que somos los mismos, en el estudio y en directo.

Cole dijo hace poco que tenéis buenas canciones pop, pero que quedaban sepultadas por una producción demasiado pantanosa, y que eso es lo que habéis arreglado ahora. Sinceramente, a mí esa producción pantanosa me parecía maravillosa. ¿Realmente os habéis aburrido de eso?

Bueno… en “Arabia Mountain” también hay temas de sonido muy pantanoso, pero están grabados de forma muy diferente. Ese cambio también queríamos hacerlo, probar diferentes métodos en la búsqueda de un mismo o parecido fin.

Esta es la primera vez que grabáis con un productor, nada menos que Mark Ronson (Amy Winehouse, Adele, Kaiser Chiefs, Rumble Strips). ¿Ha sido todo mucho más profesional en el estudio?

La verdad es que no sabría qué decirte, no ha habido tanta diferencia en cuanto a los métodos, sólo en cuanto al tiempo disponible como te he comentado. Simplemente teníamos a un tipo con nosotros que resultó ser el tipo perfecto para refrescarnos. Disfrutamos mucho de tener una presencia externa que también aportara ideas, y las suyas iban muy acorde a lo que buscábamos.

¿Este disco podría ser un equilibrio entre la crudeza de Black Lips y las habilidades pop de de Ronson?

Él llegó al estudio y lo primero que nos dijo fue que era fan nuestro y que no quería joder nada de lo que los Black Lips siempre habían sido. Eso lo agradecimos mucho. Se limitó a opinar aquí y allá y a añadir algunos elementos realmente “cool” a las canciones. No queríamos a un productor especializado en rock’n’roll porque hubiera sido demasiado predecible para nosotros. Mark nos sorprendió.

Pero, ¿no cometió algún error que tuvierais que resolver?

No, no. Todo fue muy fluido, de veras. Las sesiones nos sentaron muy bien anímicamente a todos.

¿Crees que Mark disfrutó la experiencia?

Oh, seguro, se lo pasó tan bien que estuvo con una sonrisa de oreja a oreja permanentemente, todo el rato que pasó en el estudio con nosotros.

Antes comentabas que este disco es “más accesible”. ¿Has pensado en cómo lo recibirán vuestros seguidores más fanáticos?

Sí, lo he hecho… (larguísima pausa) Y creo que les va a encantar. Cuando lo escuchen en directo aún más.

“Consumimos drogas psicodélicas casi a diario, nos encantan. Creo que otros grupos no serían capaces de llevarlo tan bien como nosotros sobre el escenario”

La canción “Mad Dog” tiene algunos elementos vocales muy interesantes.

Me alegra que digas eso porque es una de mis favoritas. Tienes que escucharla muy atentamente porque tiene mensajes ocultos, ja, ja.

Y el tema “Bone Marrow” parece haber sido muy tocado por la mano de Ronson, ¿me equivoco?

Sí, porque aunque lo parezca, esa canción en particular no ha tenido nada que ver con Mark, te lo prometo.

¿Crees que este disco podría marcar el camino a seguir en el futuro?

Mmmm… no lo sé, quién sabe. Procuro no darle tanta importancia a mi música como para estar pensando en esas cosas. Lo que tenga que ocurrir, ocurrirá.

La portada también ha marcado una diferencia, es más mística.

Sí, antes habíamos tocado mucho la estética acid-rock más oscura, pero queríamos hacer una portada al estilo de la psicodelia americana, algo inspirado por las setas, porque nosotros tomamos drogas psicodélicas casi a diario. Nos encantan.

Hablando de eso, unos chavales con los que hablé en el Festival Azkena del año pasado me dijeron que se encontraron con vosotros en un motel de carretera, mientras ibais de camino a Vitoria, y que era imposible seguir vuestro ritmo.

¡Oh sí!, lo recuerdo, los conocimos en el parking y estuvimos tomando unas cervezas con ellos. Seguramente sea cierto lo que te contaron, vamos muy a saco cuando se trata de pasarlo bien. Creo que otros no serían capaces de manejar esto de un modo que luego no se note en el escenario que estás destrozado, pero nosotros sí podemos, porque cada día damos el 120 por ciento de nosotros. Somos realmente buenos en lo que hacemos, y seríamos realmente malos haciendo cualquier otra cosa. Yo no sabría desempeñar ningún otro trabajo que no fuera este, estoy seguro.

Recuerdo que la primera canción que escuché a través de internet fue “I got a knife”, en 2003 más o menos. Me parecisteis increíbles, y ahora estáis a punto de conquistar el mundo…

Gracias, creo que siempre hemos hecho lo correcto, por eso estamos aquí ahora. Tanto a nivel personal como a nivel de músicos, hemos sido una banda muy coherente con todo lo que hacía, y siempre elegimos una misma dirección: la de la honestidad, y sin mirar atrás.

¿Os importan las críticas de la prensa?

Qué va, eso puedo asegurarlo, nos dan totalmente igual. ¿Sabes por qué? Porque sólo estamos pasándolo bien.

¿Puedes contarme algo de los Fuckin’ Bollocks, la banda que os acompaña en Madrid?

Pues sinceramente no, no he podido escucharlos, lo siento. Pero puedo decirte que mi banda favorita en España es Wau y los Arrrghs!

Joder, iba a preguntarte si los conocías.

Por supuesto, me apasionan sus discos, son increíbles. Su teclista me visita de vez en cuando en Atlanta y me invita a comer paella.

Para terminar, quería preguntarte por unos de mis artistas favoritos, King Khan. Sé que sois buenos amigos.

Ahora mismo está muy bien, ha reunido a una nueva banda con gente de Demon’s Claws y está grabando un disco. Ayer precisamente me puso una que era bastante country y me encantó.

Gracias Jared, esperamos una buena juerga en Madrid.

Tendremos que comprar muchas cajas de pañuelos para limpiar los sesos del suelo, va a ser una gran fiesta.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*