Entrevista con IAN PAICE: «Mis influencias son Gene Krupa y Buddy Rich»

por
Hace unos días hicimos una breve entrevista al baterista original de Deep Purple, con motivo de su participación en el concierto que la banda de tributo italiana Hush dio en Madrid este viernes. Finalmente no pudo agarrar las baquetas por un cólico renal que le dejó en la cama, pero eso no es motivo para dejar de ofreceros sus reflexiones sobre la banda en la que milita desde hace más de cuarenta años…

Con Carmine Appice o Ginger Baker, Ian Paice es uno de los bateristas fetiche del rock. Su asociación con Deep Purple ha impedido, durante décadas, conocer detalles de su trabajo para Perfect Strangers, George Harrison, Gary Moore e, incluso, Paul McCartney. Este es el momento de desvelar la verdadera historia de Ian Paice, repleta de influencias de Gene Krupa, Charles Connors y –oír para creerlo- Ringo Starr.

-En su concierto le acompaña Hush, una banda italiana que versiona a Deep Purple.

-Cuando mis compromisos con Deep Purple me lo permiten, me gusta tocar con esta gente. Hay muy buenos músicos en Italia. Y, entre ellos, a muchos les gusta interpretar la música de Deep Purple. Hush son, posiblemente, los mejores. Se mantienen fieles a los originales, pero le añaden su visión particular. Es su manera de ofrecer nuevos enfoques a una música que ya cuenta con muchos años de existencia.

-¿Cómo cree que ha evolucionado en todo este tiempo la batería en el rock?

-Yo solía escuchar los discos de big bands que mi padre, pianista, tenía en casa. Aprendí mucho de aquellas grabaciones y aprendí, por supuesto, con él cuando decidió que, con quince años de edad, ya estaba maduro para formar en su banda de boleros y swing. Debo reconocer que, como tantos, comencé imitando todo aquello que escuchaba, pero acabé logrando que surgiera mi propia voz. En mi generación casi todo venía del rock & roll de Elvis. Todos acabamos transformándonos a medida que la música fue cambiando: blues-rock, hard-rock… Esa ha sido mi evolución y creo, en general, que lo ha sido la de todos. Aprendimos escuchando a los demás.

-¿En su caso, cuáles fueron las influencias?

-Gene Krupa y Buddy Rich sobre todo. Y, por supuesto, Bobby Elliott, de The Hollies; Ginger Baker, Ringo Starr…

-¿Cómo llegó usted a Deep Purple?

-Después de múltiples experiencias, Ritchie Blackmore y Jon Lord se decidieron a crear una banda de rock a la que incorporaron a un baterista llamado Chris Curtis. Cuando se plantearon fichar a un cantante, Ritchie invitó a Rod Evans con el que yo había tocado la batería en diferentes ocasiones. Algún tiempo después, Ritchie y yo coincidimos en un club de Hamburgo; él venía con su banda y yo con The Maze. Fue una casualidad, pero le gustó lo que vio y oyó, y supo más tarde, cuando conversamos, la clase de relación que me había unido a Rod Evans. Pocos meses después, nacía Deep Purple.

-Como las bandas de Miles Davis en el jazz, o las de Frank Zappa en el rock, ¿cree que Deep Purple fue también una escuela de músicos?

-Deep Purple, Led Zeppelin, Black Sabbath, eran grupos nuevos en la escena británica de finales de los 60. Todos hicimos lo que creíamos que debíamos hacer, sin límites ni concesiones. Dejamos nuestra impronta en la historia de ese tiempo y cada músico hizo su personal aportación. Si todo ello ha servido para que quienes vinieron después aprendiesen algo, mejor que mejor. Nuestra música tenía un valor incuestionable: era sincera, auténtica.

Y ahora, que hablen las baterías:

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.