Entrevista con CHRISTINA ROSENVINGE: “La ley Sinde debería meter mano a los intermediarios”

por
“La joven Dolores” es algo más que un nuevo disco de Christina Rosenvinge. Es el que confirma que se encuentra en el mejor momento de su carrera, tras aquel elogiado y elogioso “Tu labio superior”. Sin embargo, si en aquel primaba un pop picaruelo y divertido, en este la cosa se vuelve algo más oscura. La cantante madrileña nos habla de sentimientos femeninos contemporáneos a través de mujeres mitlógicas y bíblicas.

-Visto con perspectiva, ¿qué crees que representó “Tu labio superior”?
-Creo que en “Tu labio superior” de repente se aunaban un montón de cosas que habían estado dispersas en otros discos. Las letras, las canciones más inmediatas y directas de la primera época de Subterráneos, junto con cierto gusto pop de Álex y Christina, además de todo lo que había aprendido, como tener un sonido propio y un punto de vista particular. Todo lo que había aprendido en Estados Unidos. De repente había dado con un “algo” muy particular, supongo, y creo que a la gente le gustó por eso, porque era algo más personal y accesible al mismo tiempo que todo lo que había hecho antes.

En este disco de ahora las letras se nota que están muy cuidadas.
-Me alegro que lo pienses así. En el otro disco había algunas canciones que escribí de manera muy inmediata, como si fueran primeras letras, muy sencillas y un poco juguetonas; y sin embargo en este disco ya no hay esto. Todo lo que hay es mucho más denso. Aún así creo que es sencillo y comprensible. El que quiera lo puede entender, pero hay cierto tono literario que, en ese sentido, es menos pop, menos ligero que el anterior.
-¿Se presenta en formato de disco-libro por ese motivo?
-No, realmente fue porque por medio tropecé con un diseñador alemán, Hort, que tiene un estudio con ese nombre, y me gustó mucho lo que hacía. Le propuse que hiciéramos algo. Pero vamos, la idea no era exactamente hacer un libro, sino alguna ilustración. También es por hacer una edición más cuidada, una manera de darle importancia a la música que hay dentro.
-Algo cada vez más importante.
-Sí, es verdad.
-El que compra hoy un disco...
-…es un héroe, hay que ponerle en un pedestal o algo así.
-“Tu labio superior” fue un éxito. Pero, ¿cómo se traduce hoy eso?
-Hombre, pues en que la ventas fueron suficientes como para justificar la grabación de otro disco. Me pregunto si la gente es consciente de hasta qué punto de la venta de los CD’s sale la grabación del siguiente. ¡Y hay una relación directa! De momento tenemos ese modelo. Yo soy partidaria de que todos los intermediarios que hay ahora mismo, como las compañías telefónicas y los portales de Internet, y las páginas que hacen el trabajo que hasta ahora hacían las distribuidoras, deberían reinvertir en los contenidos. Por ejemplo, si recogen las noticias que vosotros escribís, deberían reinvertir en que esos trabajos no se pierdan. Lo mismo debería ocurrir con la música, creo que no es solamente una cuestión de responsabilizar al usuario, sino a todos los que viven de esa manera.
-¿Y qué opinas de la ley Sinde?
-Creo que hay que legislar, pero yendo muchísimo más lejos que lo que propone la ley Sinde. Hay que meter mano a todos los intermediarios que no son usuarios, son empresas, páginas web y compañías telefónicas y buscadores. Gente que está ganando dinero por publicidad. Están matando la gallina de los huevos de oro. No solo la industria musical y cinematográfica, sino a la prensa escrita. Los contenidos van a ir bajando de calidad.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*