Entrevista con ISOBEL CAMPBELL: “Cuando trabajo en el estudio hasta el amanecer me doy cuenta de la pasión que siento por la música”

por
La cantante escocesa, de visita estos días por nuestro país, deja claro en esta entrevista que a pesar de la firma compartida, ella sacó adelante el 99 por ciento del trabajo en la grabación de “Hawk”, su tercer encuentro discográfico con Mark Lanegan, en el que ambos demuestran que son la más bienaventurada rara avis entre los dúos molones de los últimos años.

En esta romántica road movie titulada “Hawk”, ella, ex de Belle & Sebastian, nos engaña con su voz candorosa –sus letras no son precisamente una ternura-, y él, ex de Screaming Trees y Queens of The Stone Age, nos impone su autoridad con el contrapunto vocal recio y viril. El guión es la música americana, o como se viene diciendo desde hace algún tiempo, Americana. A secas pero cuidado, con mayúscula. Y es que la escocesa Isobel Campbell asegura que para ella es “un honor” alejarse musicalmente de su tierra para acercarse “al arte sonoro forjado por artistas como Townes Van Zandt” –homenajeado en este disco-, especialmente si en el viaje la acompaña “alguien como Mark Lanegan, una persona llena de virtudes ocultas, muy especial”. La cantante de Glasgow tuvo que cancelar su visita promocional a Madrid por una ligera indisposición, pero unos días después nos atendió muy risueña vía telefónica, para explicar con detalle lo mucho que le ha costado quedar satisfecha con el resultado de su tercer affaire con el caballero negro del grunge.

Hola Isobel, de nuevo nos entregas un gran disco junto a Mark. ¿Sientes que vuestro dúo sigue siendo algo más que la suma de las partes?

Hola, muchas gracias. Y sí, creo que sí, que lo conseguimos. Me encanta trabajar con él, no sólo por lo gran cantante que es, sino porque ya le quiero mucho. Creo que el entendimiento musical instantáneo que sentimos al conocernos sigue presente en nuestra música.

La primera canción del disco, “We die and see beauty reign”, es cautivadora, con una densidad brutal, acorde a lo exigido por la letra. ¿Fue difícil dar con la atmósfera sonora buscada?

Sí, fue difícil, pero consigo llegar donde quiero gracias a la imaginación. A veces Mark me dice que mis pensamientos e ideas son las de dos imaginaciones juntas, ¡ja, ja!. Me gustó comenzar el disco con esa canción, es preciosa, muy profunda y cargada de sentido.

¿Cómo repartisteis el trabajo?

En realidad el disco es mío. He empleado un año y medio en esta grabación, y Mark sólo estuvo… ¿5 o 6 días?, poniendo sus voces.

El sonido es fantástico. ¿Es esta tu mejor producción?

Eso deben decidirlo otros, aunque eso espero, porque básicamente no he tenido vida mientras trabajaba en él, me dediqué en cuerpo y alma a “Hawk”. Desde julio del verano pasado hasta el 7 de mayo de este año, he dormido, bebido y comido en el estudio. Cada hora del día estaba completamente consagrada a la grabación, hasta que caía exhausta. Hace poco me encontré a mi ingeniero de sonido en Los Ángeles, y le recordé lo matador que había sido. “¡Lo sé, yo estuve allí”, me dijo… Nos reímos mucho recordando la última noche, en la que estuvo mezclando hasta las 7 de la mañana por mí, mientras yo me quedaba dormida.

Estajanovismo puro y duro, ¿no?

Fue un proceso duro y quizá demasiado largo, al que me dediqué en cuerpo y alma. Tal como lo cuento puede sonar horrible, y en realidad fue extremo, pero yo disfruté cada segundo. Cuando me vi en esa situación, trabajando con mi ingeniero mientras amanecía, me di cuenta de la pasión que siento por la música. Amo esa sensación de sentir pasión por algo, y es lo que admiro en otros artistas.

Entonces te costará mucho quedar satisfecha en el estudio.

Sí, muchísimo, y hace que las grabaciones sean muy caras porque me lleva mucho tiempo convencerme de que he dado con lo que buscaba. Me acabo gastando una fortuna por tardar tanto y al final no puedo pagarme a mí misma. Hay momentos en los que tengo que decirme que no puedo dejar lo que he empezado, que no puedo abandonar hasta que sepa que he dado lo mejor de mí misma, lo cual es bastante peligroso, ¡ja, ja!, porque a veces mi mánager querría matarme. Incluso Mark me dijo que quizá estaba demasiado obsesionada llevando ese ritmo de trabajo. Él estuvo de gira por Europa mientras yo producía el disco, y cuando regresó y le contaron cuánto había trabajado, alucinó. Me parece que él no tiene tanta paciencia como yo.

¿Hubo algún concepto o idea como punto de partida?

No estoy segura… Creo que mi intención fue lograr un sonido acústico, pero no ligero, sino que también tuviera la crudeza y dureza de una banda tocando en directo.

¿Será cómodo tocar este disco en directo?

No lo sé… vas dos pasos por delante, todavía no he pensado en eso. Debería serlo, no veo por qué no.

¿Cuáles son los primeros singles del disco?

“You won’t let me down again”, “Time of the season” y “No place to fall”, por ese orden.

La instrumental “Hawk” es muy ruidosa, ¿quisiste poner la guinda con un fuerte contraste?

No, en realidad tenía esa canción con letras, iba a ser cantada. Pero probamos el cambio a instrumental añadiendo un saxofón y me gustó mucho ese aire tan sucio [ndr. “trashy” es la palabra que emplea] que adquirió. Después, escuchando el disco entero, creo que ha quedado genial.

«Cuando conocí a Mark sentí que algo había llegado a lo más profundo de mi corazón»

La portada ha quedado muy cinematográfica. Cuando estáis en el estudio Mark y tú, ¿buscáis alguna atmósfera especial?

Creo que el sentido de la aventura, de estar en la carretera, ha quedado reflejado en la grabación. Nunca había pensado esto de mí en este sentido, pero puede que mi personalidad no sea muy diferente a la del espíritu de las historias de Jack Kerouac y cosas así. Amo viajar constantemente, realmente lo disfruto mucho. Recorrer Estados Unidos en coche, por ejemplo, debe ser una experiencia abrumadora, que seguro aporta muchas emociones diferentes y conocimiento.

¿Cómo te fijaste en Willy Mason? Su aportación es brillante…

Bueno, en realidad no me fijé en él, ¡ja, ja!. Mark iba a encargarse de esas canciones, pero se negó a cantar “No place to fall”. Dijo que debería buscar a otra persona para interpretar ese tema. Me volvió loca, todo hay que decirlo, y me desesperé buscando a alguien. Pero de repente un día, uno de mis ayudantes me sugirió probar con Willy. Al principio dudé bastante, pero me convencieron y creo que el resultado es alucinante.

Cuando empezaste a trabajar con Mark, ¿alguna vez pensaste que vuestro dúo se haría tan popular?

No tenía ni la más remota idea de que eso pasaría. Solo sentí que algo me había llegado a lo más profundo de mi corazón, que algo precioso me había ocurrido. Creo que los dos estábamos muy felices.

¿Cuál de los discos de Mark te gusta más?

Oh, me gustan todos sus discos, en solitario o con Screaming Trees, Queens of the Stone Age o Gutter Twins. Pero si me tengo que mojar… me encantan “Bubblegum” y “I’ll take care of you”, su álbum de versiones.

¿Cuándo os veremos en España?

Haremos una pequeña gira europea en septiembre y después estaremos en Estados Unidos en octubre. Creo que después iremos para allá en noviembre.

Aquí tenéis las fechas de su gira.

Puedes leer la reseña de «Hawk» en Crítica de Discos

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*