Entrevista con IVÁN FERREIRO: «A los 40 años uno se da cuenta de que no tiene ni puta idea»

por
Los tiempos no están boyantes, así que hay que buscar respuestas imaginativas y, de paso, intentar aventuras artísticas que motiven a los propios músicos. Iván Ferreiro, en su gira de “Picnic Extraterrestre”, se ha aliado con Najwa Nimri y el grupo catalán Standstill, con tres conciertos de los que aún quedan por celebrar los de Madrid (3 de diciembre, La Riviera) y Barcelona (7 de enero, Sant Jordi Club). El cantante y compositor gallego nos cuenta los pormenores.
-¿Cómo surge este proyecto?.
-No sé muy bien de dónde nace exactamente la idea, pero de pronto pensamos que sería interesante tocar con más gente, en lugar de viajar solos. Y nos apetecía presentar una cosa intermedia, entre un concierto y un festival, y con tres propuestas potentes y personales. Tenía ganas de montar algo que fuera colaborativo, que hubiera más artistas implicados.
-Y piensas en Najwa y Standstill…
-En el caso de Najwa, me gusta mucho su disco en castellano, y ya tenía esa idea desde hace tiempo. Lo de Standstill fue a raíz de una actuación con Depedro, que me invitó a cantar con él el Día de la Tierra. Allí conocí a Enric -cantante de la banda-, y me pareció que ellos también tenían una personalidad muy marcada y unas letras muy curradas, y me parecían perfectos compañeros de viaje.
-¿El pop español vive un momento especialmente dulce, en lo que se refiere a propuestas?
-No sé si es el pop exactamente, pero sí hay una factoría de gente haciendo canciones, y estamos madurando cada vez más en eso de cómo hacer buenas canciones. Creo que hemos avanzado mucho desde hace 20 o 25 años, y el pop se está convirtiendo en música para adultos, no sólo para jóvenes.
-¿Quizás Los Piratas y otros grupos de los 90 han llegado a crear una escuela totalmente vigente hoy?
-En los 90 los grupos investigábamos un poco más allá de lo que hacían en los 80. Yo soy muy fan de la música pop de los 80. En esa época se miraba mucho hacia fuera, e importábamos lo que nos gustaba de los guiris; en los 90 fuimos un poco más allá, se empezó a crear una industria, sabíamos más de amplificadores, de pedales, de forma de grabar voces… También éramos un reflejo de lo que pasaba fuera, y creo que hay una cosa de la que no se habla, y que fue muy importante para el desarrollo de la música, sobre todo de la de ahora mismo, y es la aparición de la grabación portátil. Digamos que hasta mediados de los 90 las grabadoras eran casi todas de cuatro pistas, muy caras, y a partir de entonces se abarató mucho este tipo de material, y a los grupos nos vino muy bien poder grabar mientras componíamos.
-¿La madurez del pop tiene que ver con que muchos estáis llegando a los 40 años, y tenéis otra forma de componer?
-Sí, eso es seguro. Yo ya he llegado a los 40 y me he dado cuenta de que quiero hacer un pop para cuarentones. Bueno, no es exactamente así, pero ves las cosas de otra manera. Otros artistas, llegados a esta edad, se meten a otros tipos de música, con raíz, o la cubana… no sé, hay muchos ejemplos. Y luego estamos los que seguimos emperrados con las canciones de pop, y con todo lo que podemos utilizar para construirlas.
-Eso sí, escuchando “Picnic Extraterrestre”, uno puede pensar que la edad no solo calma sino que te vuelve más radical…
-Lo que es seguro es que te cortas menos. Eso nos pasa a todos. Con la edad sentimos menos vergüenza. A los veinte uno es tímido, y cuando se es tímido, uno se pasa de la raya en algunas cosas; a los treinta nos creemos que estamos totalmente templados, que ya lo sabemos todo, y a los cuarenta nos damos cuenta de que no tenemos ni puta idea y ya no sentimos vergüenza.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*