THE CORAL: “Somos de Liverpool, así que no intentamos recrear o imitar atmósferas de los 60, porque es algo que está dentro de nosotros”

por
Tras la marcha de su guitarra Billy Ryder-Jones, el grupo de Liverpool regresa a España (fechas aquí) con “Butterfly house”, pop-folk para amantes de canciones 60’s con sonido 00’s.

En cualquier publicación musical son rápidamente encasillados dentro del revival sixties, y aunque su sonido es totalmente actual, no es difícil averiguar por qué. Ecos de los Byrds, de Love y de los Beatles resuenan claramente en su discografía, una seña de identidad que se ha mantenido intacta desde su formación hace ya catorce años en las icónicas calles de Liverpool. Hubo un tiempo en el que la crítica los aclamó y estuvieron cerca de internacionalizar su popularidad, pero no terminaron de romper.

Su teclista, Nick Power, nos atiende al teléfono para contarnos cómo ve el momento actual de su banda tras editar “Butterfly house”, su sexto disco, con el que cumplirán tres lustros en la carretera.

Antes de grabarlo, habéis “testado” el disco en directo, como en los viejos tiempos. ¿Os ha ayudado el público a pulir los temas?

Sí, eso siempre ayuda, es verdad, especialmente con las dinámicas de las canciones, las bajadas y subidas de tempo y ese tipo de cosas. Para ser músico hay que saber tomar nota de eso.

Y después de las “recomendaciones” del público, vinieron las del productor John Leckie, que tiene un currículum bestial: John Lennon, George Harrison, Syd Barret, Stone Roses, My Morning Jacket, Radiohead o Pink Floyd.

Teníamos una demo que grabamos nosotros mismos, y cuando la escuchó nos dijo que le encantaría producir el disco. Lo grabamos en tres semanas, en un proceso muy directo y rápido en el que John puso las cosas muy fáciles, aceptando todas nuestras ideas, y aportando mucho al sonido aconsejándonos a tocar combinando actitud, actitud real, con aptitud. Por otra parte, y volviendo al tema de “testarlo” en directo… Nosotros hablábamos casi en secreto acerca de dar un toque muy acústico al disco, pero John nos insistió mucho en que antes de grabarlo debíamos tocarlo en directo entero, de principio a fin, y eso ha tenido un impacto enorme en el resultado final.

¿Crees que este nuevo trabajo es un punto álgido de vuestra evolución como banda?

Sí, estoy seguro de haber hecho el mejor disco de The Coral hasta ahora. Es lo más lejos que hemos ido nunca.

¿Qué pasó con Billy Ryder-Jones, vuestro guitarrista?

Llegó a la conclusión de que no podía seguir asumiendo el ritmo de las giras, y de que no quería seguir afrontando todo lo que implica estar en una banda.

En Reino Unido habéis alcanzado cierto éxito comercial, pero no ha habido tanta suerte en el resto de Europa. ¿Creéis que este es el momento?

Sí, porque ahora todos nuestros miembros pueden girar sin problema, algo que antes no pasaba como te acabo de comentar. Estar liberados de esa incertidumbre va a ser decisivo para poder presentar el disco por toda Europa y en buenas condiciones.

Dicen que vuestros conciertos redimensionan vuestra música. ¿Los discos de The Coral están a la altura de su directo?

Bueno, son cosas diferentes. Y deben serlo, por lo menos eso es lo que yo creo. Cuando voy a ver uno de esos conciertos en los que el artista toca entero tal o cual disco, espero ver cosas nuevas. Me gusta que modifiquen el tono vocal, que toquen más duro, que aceleren o ralenticen determinadas partes, o simplemente que hagan lo que les dé la gana, y ver cómo queda. Si no, es como ponerte el CD.

Hablando de estar en la carretera… ¿Qué tal fue ir de gira con los Arctic Monkeys?

Son gente muy amistosa, muy buenos compañeros de gira. Les encanta tomar unas cervezas hablando sobre discos de los sesenta, son muy fans de grupos como los Electric Prunes.

Si los discos de los 60 son vuestra principal influencia, ¿cómo lo transmitís a grabaciones de 2010?

Nos encantan muchísimas bandas de los 60, pero no diría que esa es nuestra principal influencia, porque también amamos otras de los 70 y los 80. Aunque sí que es verdad que la mayoría del mejor material se grabó en esa década. Cuando estamos en el estudio no intentamos recrear o imitar una atmósfera sesentera, porque es algo que está dentro de nosotros, sobre todo por la ciudad de la que venimos. Allí es algo que se respira.

Tengo entendido que os encanta el folk británico underground de finales de los sesenta.

Oh, sí, hay material buenísimo “made in England”.

Yo creo que en lo más alto del podio está el “First Utterance” de Comus.

¡Uaaauh! ¿Eres fan de Comus? ¿En serio?

Y tanto, no hay nada que se le parezca. Estuvieron a punto de venir a España este verano, al festival Psych Frog, pero se canceló.

¿Pero qué me dices? ¿Se han reunido?

Sí, han dado varios conciertos en tu país, algunos en iglesias…

¡¿Qué?! Tengo que mirar su website, no sabes lo que me estás alegrando [se oye cómo se gira y le dice a alguien: “Comus is back, man!”].

Veo que los grupos oscuros de los 60 te van mucho.

Claro, tío [ahora suena entusiasmado], ahora mismo estoy quemando una recopilación de bandas de psicodelia tejana que es bestial.

Pero también te gustan bandas nuevas…

Como los Black Lips o Fleet Foxes, por ejemplo. Pero es verdad que los sesenta fueron una explosión irrepetible, se hicieron tantas y tantas cosas increíbles que superan a las que se hicieron en todas las posteriores.

¿Editais “Butterfly house” en vinilo?

Sí. Definitivamente, hay un revival del vinilo. Lo que es maravilloso.

Puedes leer la reseña de «Butterfly house» en Crítica de Discos

Y no os perdáis el homenaje al cine de serie B que se marcan en el video de «A thousand years»

Fechas de la gira “Butterfly house” Aquí.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.