Crítica – THE CORAL “Butterfly house”

por

Sello: Deltasonic/Nuevos Medios

Género: Pop-folk 60’s

PUNTUACIÓN: 6,25

Hacer música de reflujo sesentero con elegancia, pero sin travesuras melódicas o una personalidad vocal arrolladora, ni empuje innovador o por lo menos algo de crudeza o beats provocativos, da estos discos como resultado. Discos que están bien, pero que no calentarán demasiado el equipo de música de un fanático del pop-folk más añejo. Se agradece que grupos actuales como The Coral recuperen los valores que antes se identificaban con calidad, que graban álbumes que realmente no están mal y en los que hay tres o cuatro momentos excelentes. Pero la intermitente sensación de aburrimiento a lo largo del minutaje lo dice todo. “Butterfly house” gustará a los indie-poperos que alucinan con bandas como Sidonie o The Sunday Drivers, y de hecho es recomendable para oyentes con paladares no estandarizados, pero a un avezado conocedor de lo que puede dar de sí la música e influencia de la década prodigiosa le sabrá a muy poco. Aunque los británicos manejan composiciones correctas, la falta de riesgo y la escasez de sorpresas inclinan –dolorosamente- la balanza del lado de la indiferencia. “More than a lover” es casi radiofórmula, “Roving jewel” tiene un gran guitarra pero pierde entidad con esa melodía de órgano propia de debutante, “Green is the color” es instrumentalmente insípida y “Two faces around” y “She’s coming around” son demasiado elementales; pero hay temazos incontestables y sugerentes como “Coney island”, cortes muy, muy ligeros pero redondos y vocalmente muy aplicados como “Sandhills”, y deliciosos momentos de calma como “Walking in the winter”  o “Falling all around you” –la joya del disco-, que nos hacen ver que en definitiva, con “Butterfly house” The Coral han vuelto a recaer en su contradicción/dilema: demuestran que saben cómo evitar ser previsibles, pero les tienta más la gran cantidad de puertas que puede abrir la obviedad. Este álbum evidencia sus dudas. Y deberían decidirse. Si después de seis discos siguen sin darse por enterados, a lo mejor es que aún no saben si buscar o no ese segmento del mainstream que a veces, sin saberse cómo ni por qué, hace un huequecito a propuestas como esta. Buena suerte.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*